Skip to OncoLog navigation.Skip to page content. MD Anderson Pacientes y público - MD Anderson Profesionales del cáncer - MD Anderson Acera del MD Anderson Mapa del sitio - MD Anderson Contacte - MD Anderson Búsqueda - MD Anderson
Navegar www.mdanderson.org
Rule
OncoLog: Informe para médicos El informe del MD Anderson para médicos, sobre los avances en el tratamiento y la investigación sobre el cáncer.
Click for Patient Referral.
     
English

Pág. principal/Último número
Números anteriores
Articulos por tema
Educación del paciente
Sobre OncoLog

 

 

Spacer

Extraído de OncoLog, junio 2011, Vol. 56, Nro. 6

El MD Anderson celebra su 70° aniversario

Por John McCool

Foto: Desde fines de la década de 1940 a 1954, los pacientes del MD Anderson fueron tratados y alojados en 12 cuarteles excedentes del ejército.
Desde fines de la década de 1940 a 1954, los pacientes del MD Anderson fueron tratados y alojados en 12 cuarteles excedentes del ejército.

Su primera clínica fue un cuartel del ejército remodelado, su primera sede central fue una propiedad residencial renovada cerca del centro de Houston y su primera investigación sobre el cáncer la realizaron cuatro científicos en una ex-caballeriza.

Fue un comienzo bastante adverso, por cierto, especialmente para una institución que ahora, 70 años más tarde, cuenta con un campus que es la base del amplio Centro Médico de Texas; cuenta con otros dos campus de investigación y siete centros de asistencia médica regional, así como diversas filiales nacionales e incluso internacionales; y durante los últimos cuatro años, ha sido calificado por la publicación U.S. News & World Report como el mejor hospital de los Estados Unidos para el cuidado de pacientes con cáncer.

La historia sobre cómo el MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas ascendió desde su creación legislativa estatal en 1941 hasta su posición actual entre los centros oncológicos principales del mundo no se puede contar sólo en términos de construcción de nuevos edificios y de expansión en metros cuadrados. Ni tampoco era de prever que el nombre de su benefactor original, Monroe Dunaway Anderson, un exitoso comerciante en algodón y filántropo, se convertiría en sinónimo de tratamientos oncológicos que salvan vidas y de investigación centrada en la transformación del cáncer, tal como dice el historiador James S. Olson «de una enfermedad aguda a una enfermedad crónica».

Para comprender mejor la evolución del MD Anderson debemos concentrarnos en los tres pilares que han definido, apoyado y animado la institución por mucho tiempo, concretamente la investigación translacional, la asistencia médica multidisciplinaria y la educación.

La investigación translacional

El Dr. John Mendelsohn, presidente de la institución desde 1996 hasta 2011, una vez dijo: «Lo más inusual del MD Anderson, por lo que nos han reconocido como los número uno del mundo, es el traslado de los descubrimientos científicos a la clínica para el beneficio de los pacientes». Es más, dentro de una década posterior a la fundación de la institución, dos miembros del personal académico del MD Anderson—el Dr. Gilbert H. Fletcher, médico, y el Dr. Leonard G. Grimmett, físico—diseñaron y probaron la primera unidad de radioterapia con cobalto 60 del mundo. Más tarde perfeccionada por el mismo Dr. Fletcher, la revolucionaria unidad de cobalto 60 ofreció un medio más efectivo y mucho menos costoso para administrar radioterapia a los pacientes con cáncer.

Abundan los ejemplos sobre otros avances en la investigación translacional realizados por el personal académico del MD Anderson durante las últimas 7 décadas. Algunos ejemplos son:

  • introducir la cirugía conservadora de extremidades utilizando huesos de donantes (y más tarde prótesis metálicas) para salvar los brazos y las piernas de los pacientes con tumores óseos y sarcomas de tejido blando;
  • documentar que la quimioterapia combinada fue efectiva para los niños con rabdomiosarcoma y osteosarcoma;
  • determinar técnicas apropiadas para las mamografías y demostrar que ciertos estudios radiográficos podrían detectar tumores de mama mínimos y altamente curables;
  • desarrollar la técnica de tinción de banda C para localizar con precisión los genes en diversos cromosomas;
  • realizar innumerables estudios para investigar nuevos tratamientos contra el cáncer, incluidos los estudios clínicos tempranos de paclitaxel y una combinación de tres drogas (fluorouracilo-5, doxorrubicina y ciclofosfamida), ambos de los cuales resultaron ser altamente efectivos contra el cáncer;
  • ser los primeros en abarcar los campos de quimio-prevención y terapia genética;
  • promover el uso de la transferencia de tejido microvascular para reparar los defectos causados por la extracción de cánceres e introducir la cirugía reconstructiva inmediata después de extirpar el tumor;
  • documentar un vínculo molecular directo entre el hábito de fumar y el cáncer de pulmón;
  • revelar un posible componente hereditario en la adicción a la nicotina;
  • y promover la radioterapia una vez más mediante el desarrollo de la terapia con un solo haz estrecho de protones, que permite aplicar una dosis de radiación más alta directamente en el tumor y es particularmente efectivo para tratar los tumores en niños y los tumores complejos, tal como aquellos alojados en la próstata, el cerebro, la base del cráneo y los ojos, y a la vez dejar el tejido sano y las estructuras críticas intactas.

Generalmente se dice, el pasado es el prólogo, y esto es realmente cierto en la investigación translacional del MD Anderson. La institución actualmente es el mayor receptor individual de subvenciones para la investigación y del otorgamiento de dólares del National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer) y los investigadores del MD Anderson participan en una amplia gama de estudios, incluido el creciente campo de la epigenética, la evaluación de terapias dirigidas, el desarrollo de nuevos medicamentos anticancerosos y la mayor comprensión acerca de las metástasis y la angiogénesis.

Atención multidisciplinaria

Foto: En 1942, el MD Anderson abrió su primer laboratorio de investigaciones en un edificio que había sido una caballeriza.
En 1942, el MD Anderson abrió su primer laboratorio de investigaciones en un edificio que había sido una caballeriza.

Cuando el MD Anderson abrió sus puertas a su primer paciente el 1 de marzo de 1944, la cirugía—en muchos casos la cirugía radical—fue el tratamiento más común y, por lo general, el único tratamiento del cáncer. Sin embargo, guiado por personas tal como el Dr. R. Lee Clark, el presidente de la institución desde 1946 hasta 1978, el MD Anderson estableció el modelo de asistencia médica multidisciplinaria como una de sus características clave más distintivas. Bajo el liderazgo del Dr. Clark, los pacientes se beneficiaron al contar con el acceso directo no sólo a oncólogos cirujanos, sino también a radio-oncólogos, oncólogos médicos y patólogos. Este modelo evolucionó en el enfoque del equipo actual que incluye enfermeras oncológicas, asistentes sociales, nutricionistas, asesores genéticos y muchos otros especialistas.

Asimismo, en 1957, la formación del Servicio de Derivación de Médicos del Dr. Clark, que agrupaba todos los ingresos de los médicos en un fondo central y pagaba a los médicos del MD Anderson salarios fijos, eliminó la competencia por obtener pacientes entre las diferentes disciplinas y ayudó a garantizar que la única motivación profesional era proveer asistencia médica de alta calidad al paciente. El Dr. Olson escribió: «Este sistema se convirtió en la base económica de la asistencia multidisciplinaria».

Dos practicantes prominentes pioneros de la asistencia médica multidisciplinaria fueron el radio-oncólogo Dr. Fletcher, anteriormente mencionado, y el oncólogo cirujano Dr. William S. MacComb, quien en 1959 llego al MD Anderson para dirigir el Departamento de Cirugía de Cabeza y Cuello. Con entrenamiento cruzado en radioterapia, el Dr. MacComb colaboró muy de cerca con el Dr. Fletcher en el tratamiento de las malignidades de cabeza y cuello. Más tarde, ellos fueron los coautores de un libro fundamental titulado Cancer of the Head and Neck (Cáncer de cabeza y cuello), publicado en 1967, que se convirtió en el texto estándar durante las siguientes décadas.

Tres años más tarde, en 1970, el MD Anderson alcanzó “la mayoría de edad” cuando fue la sede del 10° Congreso Internacional sobre el Cáncer y recibió la visita de alrededor de 6.000 médicos y científicos. Para ese entonces se había producido claramente un cambio radical en el tratamiento contra el cáncer. La cirugía radical, de la clase que alguna vez estuvo asociada con el Dr. William Stewart Halsted, había dado lugar de manera gradual pero constante a la comprensión de que muchos cánceres requieren tratamiento sistémico, tal como quimioterapia combinada, o incluso una combinación de cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Al frente de esta tendencia hacia un enfoque multidisciplinario para la atención de los pacientes con cáncer y una cultura de tratamiento para lograr la curación, el MD Anderson fue nombrado uno de los primeros tres centros oncológicos integrales al aprobarse la Ley Nacional del Cáncer de 1971, de la cual el mismo Dr. Clark fue un arquitecto. Este acto infundió cientos de millones de dólares federales para la “guerra contra el cáncer” declarada por la nación a través del Instituto Nacional del Cáncer.

Educación

Foto: En 2006, el MD Anderson instaló la primera suite de resonancia magnética intraoperatoria totalmente integrada del mundo.
En 2006, el MD Anderson instaló la primera suite de resonancia magnética intraoperatoria totalmente integrada del mundo.

El criterio para obtener la designación de centro oncológico integral fue el hecho de contar con programas completamente desarrollados en investigación, asistencia al paciente y educación. A pesar de estar afiliado al Sistema de la Universidad de Texas y bajo su jurisdicción, el MD Anderson no tuvo originariamente una infraestructura educativa. Esta «carencia de un lugar académico», creyó el Dr. Clark, «dificultaría el reclutamiento de científicos y clínicos superiores». Por lo tanto, en 1948, se formó la Facultad de Medicina de Posgrado de la Universidad de Texas como parte del MD Anderson. Pero a pesar de que la institución ahora podría ofrecer residencias y becas de investigación, aún no podía ofrecer títulos. Esto cambió en 1963, con el establecimiento de la Facultad de Ciencias Biomédicas de Graduados (GSBS, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Texas, que recibió personal del cuerpo académico del MD Anderson y ofreció títulos universitarios en física, bioquímica y biología. A principios de 1970, se unió el cuerpo académico del recientemente formado Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston. Sin embargo, recién a comienzos del siglo XXI los títulos de maestrías y doctorados del GSBS llevaron oficialmente el nombre del MD Anderson. Y en 2006, la nueva Facultad de Profesiones de la Salud del MD Anderson comenzó a ofrecer títulos de licenciatura en ocho disciplinas de salud afines, en reemplazo de los programas de certificados que la institución ofrecía previamente.

A lo largo de los 70 años de la institución, la educación médica continua ha sido una parte importante de la misión educativa del MD Anderson, desde el ofrecimiento de cursos cortos y capacitación para médicos durante el servicio hasta la presentación de seminarios, juntas médicas, conferencias, charlas y talleres. Sólo en el último año, casi 7.000 médicos, científicos, enfermeros y otros profesionales de la salud han participado en los programas educativos del MD Anderson, y miles más participan anualmente en la educación continua y las oportunidades de aprendizaje a distancia.

Además de brindar oportunidades educativas para la comunidad médica, el MD Anderson ha producido programas y materiales educativos para el público en general, especialmente en el área de la prevención del cáncer. La prevención del cáncer ha sido durante mucho tiempo un complemento importante de los programas educativos del MD Anderson y de muchas maneras es avalado por otros dos pilares institucionales: la investigación translacional y la asistencia multidisciplinaria. Una responsabilidad originariamente adoptada por el Dr. Charles A. LeMaistre, presidente del MD Anderson desde 1978 hasta 1996, la prevención del cáncer es una iniciativa clínica y de investigación con un componente educativo, y esta iniciativa beneficia directamente no sólo a pacientes, sino también a las personas sanas, aquellas que presentan riesgo de desarrollar cáncer, sobrevivientes y cuidadores.

El Dr. LeMaistre una vez dijo: «La mayoría de los cánceres son evitables y la mayoría de los cánceres se pueden prevenir... pero la medicina curativa, a pesar de sus logros notables, no nos llevará por sí misma hacia un control significativo del cáncer». Al integrar de manera exitosa la investigación translacional, la asistencia multidisciplinaria, la educación y los esfuerzos de prevención del cáncer, el MD Anderson continúa su misión declarada de «eliminar el cáncer en Texas, la nación y el mundo».

Referencia

Olson JS. Making Cancer History: Disease and Discovery at the University of Texas M.D. Anderson Cancer Center. Baltimore, MD: The Johns Hopkins University Press; 2009.

Para obtener mayor información, consulte a su médico, visite www.mdanderson.org, o llame a askMDAnderson al 877-632-6789.

Otros artículos en el número de junio 2011 de OncoLog:

Pág. principal/Último número | Números anteriores | Artículos por tema | Educación del paciente
Sobre OncoLog | Contacte OncoLog | Inscríbase para recibir alertas por correo electrónico

©2014 The University of Texas MD Anderson Cancer Center
1515 Holcombe Blvd., Houston, TX 77030
1-877-MDA-6789 (USA) / 1-713-792-3245  
 Derivación de pacientes   Declaraciones legales   Política de privacidad

Derivacíon de pacientes