Skip to OncoLog navigation.Skip to page content. MD Anderson MD Anderson site navigation About UsLocationsEventsCareersPublicationsHow You Can HelpContact UsmyMDAnderson
Click for Patient Referral.

Pág. principal/Último número
Números anteriores
Articulos por tema
Educación del paciente
Sobre OncoLog

 

 

Spacer

Extraído de OncoLog, marzo 2012, Vol. 57, Nro. 3

Versión fácil de imprimir


Foto: Cistoscopia de fluorescencia
La misma sección de pared de vejiga vista con cistoscopia estándar (izquierda) y con cistoscopia de fluorescencia. Con esta última técnica, el tejido normal se ve de color azul y las células tumorales aparecen de color rojo.

La cistoscopia de fluorescencia detecta tumores de vejiga difíciles de localizar

Por Sarah Bronson

Aunque la cistoscopia de fluorescencia aún no se utiliza ampliamente en los Estados Unidos, ha demostrado ser eficaz para detectar tumores de vejiga que no siempre son visibles con la cistoscopia estándar.

Los pacientes que han recibido tratamiento para el cáncer de vejiga requieren monitoreo de rutina durante la supervivencia a largo plazo. Además, este cáncer tiene una mayor tasa de recurrencia que muchos otros tipos de cáncer. Por estos motivos, este cáncer es el más caro por paciente desde el diagnóstico hasta la muerte. Las técnicas de diagnóstico más precisas podrían reducir sustancialmente estos gastos y mejorar el manejo de la enfermedad.

“La cistoscopia de fluorescencia puede aumentar el número de tumores detectados y mejorar su resección en el primer intento”, dijo el Dr. Ashish Kamat, profesor asociado del Departamento de Urología en el MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas. “Tiene el potencial de disminuir el número de recurrencias, lo que reduce el número de intervenciones, las visitas de seguimiento y el impacto económico del cáncer de vejiga en la sociedad”.

¿Qué es la cistoscopia de fluorescencia?


La cistoscopia de fluorescencia, también llamada cistoscopia con luz azul, está indicada como adyuvante de la cistoscopia estándar con luz blanca para detectar tumores de vejiga en pacientes con al menos un tumor de la vejiga confirmado o presunto. La modalidad de luz azul aumenta la tasa de detección de lesiones pequeñas o indistintas que pasan inadvertidas en la cistoscopia con luz blanca. En MD Anderson, los Dres. Kamat y H. Barton Grossman, profesor del Departamento de Urología, han estado utilizando cistoscopia de fluorescencia desde 2007, cuando iniciaron estudios clínicos de esa modalidad.

Antes de realizar la cistoscopia de fluorescencia, se inserta una sonda uretral y se vacía la vejiga. Luego, a través del catéter, se instila lentamente hexaminolevulinato (Cysview), un agente de imagen inerte, y se retiene durante al menos 1 hora. El hexaminolevulinato provoca la acumulación de porfirinas fotoactivas en células que proliferan rápidamente, como las neoplásicas. Se vacía entonces la vejiga y se inicia la cistoscopia del paciente. Para visualizar claramente la pared de la vejiga, esta se llena con agua o solución salina a través del cistoscopio. Se examina primero la pared en busca de tumores papilares por medio de cistoscopia estándar con luz blanca. A continuación se activa un sistema de diagnóstico fotodinámico conectado al cistoscopio y se vuelve a examinar la pared. Al iluminarlo con luz azul con una longitud de onda de 360 a 450 nm, el tejido normal se ve de color azul, mientras que las porfirinas acumuladas en las células de rápida división aparecen de color rojo.

De este modo, las células potencialmente malignas que no sobresalen de manera visible ni contrastan con la pared de la vejiga—incluso las que se aplanan al llenar la vejiga y distender la pared—se tornan visibles a la luz azul. Además, células de rápida división puede detectarse en las primeras etapas y revelar áreas de invasión extendida; en consecuencia, las lesiones malignas pueden ser resecadas de manera más temprana y completa. Si bien los sitios de infección o de biopsia reciente también presentan fluorescencia roja, el porcentaje de falsos positivos es similar al de la cistoscopia con luz blanca únicamente.

Estudios clínicos

Se ha demostrado que la cistoscopia de fluorescencia es más sensible que la cistoscopia con luz blanca. En un reciente estudio prospectivo aleatorizado se comprobó que la cistoscopia con luz azul era significativamente más propensa a detectar carcinomas de vejiga in situ y tumores Ta/T1 que la cistoscopia con luz blanca en pacientes diagnosticados con al menos una lesión de ese tipo, y que ambas modalidades presentaban tasas similarmente reducidas de falsos positivos y eran igualmente seguras. De modo similar, un estudio de fase III indicó que la luz azul permitió detectar más carcinomas in situ que la luz blanca en pacientes con cáncer de vejiga presunto o confirmado. Además, en este estudio, la cistoscopia de fluorescencia fue también bien tolerada, y la hematuria fue el evento adverso más frecuente.

En otro estudio, los pacientes examinados con cistoscopia de fluorescencia tuvieron menos recurrencia de cáncer de vejiga en los 9 meses siguientes a la cistoscopia, así como intervalos libres de enfermedad más prolongados que los pacientes examinados con luz blanca solamente. Más aún, algunos tumores clasificados como recurrencias pueden haber sido en realidad incipientes y no haber sido detectados durante diagnóstico inicial; por lo tanto, esta técnica de diagnóstico más sensible puede reducir el número de tumores no detectados en las etapas incipientes que permanecen una vez que se han tratado los tumores de mayor tamaño.

Aprobación y uso

La cistoscopia de fluorescencia se utiliza ampliamente en Europa, en tanto que el hexaminolevulinato fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) los Estados Unidos en mayo de 2010 para su uso en la detección de cáncer de vejiga papilar no invasivo del músculo. Hasta la fecha, sólo siete centros de los Estados Unidos, incluido el MD Anderson, utilizan cistoscopia de fluorescencia, pero el Dr. Kamat tiene expectativas de que los urólogos de todo el país aprendan la técnica y comiencen a ofrecerla a grupos de pacientes adecuados.

Para obtener mayor información, comuníquese con el Dr. Ashish Kama a 713-792-3250.

Otros artículos en el número de marzo 2012 de OncoLog:

Pág. principal/Último número | Números anteriores | Artículos por tema | Educación del paciente
Sobre OncoLog | Contacte OncoLog | Inscríbase para recibir alertas por correo electrónico

©2014 The University of Texas MD Anderson Cancer Center
1515 Holcombe Blvd., Houston, TX 77030
1-877-MDA-6789 (USA) / 1-713-792-3245  
Derivación de pacientes  Declaraciones legales   Política de privacidad

Derivacíon de pacientes Derivacion de pacientes