Skip to OncoLog navigation.Skip to page content. MD Anderson MD Anderson site navigation About UsLocationsEventsCareersPublicationsHow You Can HelpContact UsmyMDAnderson
Click for Patient Referral.

Pág. principal/Último número
Números anteriores
Articulos por tema
Educación del paciente
Sobre OncoLog

 

 

Spacer

Extraído de OncoLog, julio 2012, Vol. 57, Nro. 7

Versión fácil de imprimir

El ejercicio y la prevención del cáncer
Los beneficios del ejercicio se aplican a una variedad de cánceres

Grafico: Visita a domicilioDe acuerdo con estudios recientes, las personas que realizan ejercicio moderado de manera regular son menos propensas a desarrollar algunos tipos de cáncer que aquellas que no hacen ejercicio regularmente. Esto se evidencia más con el cáncer de colon, de endometrio y de mama posmenopáusico.

Conectando los puntos

“Aunque las conexiones entre el ejercicio y la prevención del cáncer aún no son del todo claras, tenemos algunas explicaciones posibles”, dijo Karen Basen-Engquist, Ph.D., profesora del Departamento de Ciencias Conductuales en el Centro para el Cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas. Una explicación se refiere al control del peso. El ejercicio regular puede prevenir la obesidad, que está asociada con muchos tipos de cáncer. La obesidad puede hacer que el cuerpo produzca un exceso de estrógeno, lo cual es un factor en algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama. Asimismo, la obesidad puede hacer que el cuerpo produzca demasiada insulina. El exceso de insulina puede provocar la sobreproducción de células que, a su vez, puede conducir al cáncer.

Foto: Mujer caminando
La actividad física también puede prevenir el cáncer de otras maneras. Estimula el sistema inmunológico y reduce la inflamación, y esto ayuda al cuerpo a combatir el desarrollo del cáncer. El ejercicio también acelera el paso de los alimentos a través del sistema digestivo, lo que posiblemente reduzca el tiempo de tránsito en el colon de las sustancias carcinógenas. Finalmente, el ejercicio puede ayudar a regular la muerte celular (un proceso normal), lo que evita el crecimiento descontrolado asociado con el cáncer.

Hacer suficiente ejercicio

El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer recomienda que las personas realicen al menos 30 minutos de actividad física moderada todos los días, aunque 60 minutos de ejercicio diario son aún más beneficiosos. Cualquier actividad que acelere el ritmo cardíaco y haga respirar más profundamente puede considerarse ejercicio moderado. Participar en una combinación de fortalecimiento muscular y actividades cardiovasculares, como trotar o caminar a paso ligero, le ayudará a aprovechar al máximo el ejercicio. Aunque algunos estudios sugieren que las actividades incidentales o laborales (como subir escaleras) pueden tener algunos beneficios, los beneficios de prevención del cáncer del ejercicio deliberado son mucho más evidentes.

Si la perspectiva de 30 minutos de ejercicio continuo le resulta intimidante, no se desanime: los investigadores han determinado que repartir esos 30 minutos en segmentos de tiempo más pequeños puede ser igualmente beneficioso.

Cómo comenzar

La Dra. Basen-Engquist sugiere varias maneras de facilitar la transición al ejercicio regular. Antes de comenzar, piense qué tipo de actividades disfruta hacer. Podrían ser cosas que usted generalmente no considera ejercicio, como bailar o pasear el perro. Si comienza realizando algo que le gusta, es más probable que mantenga el programa de ejercicio.

Empiece lentamente y poco a poco vaya aumentando la intensidad. No se decepcione si no hace 30 minutos de ejercicio todos los días desde un principio. Busque apoyo en sus amigos u otros grupos que también participen en las actividades físicas que usted disfruta.

Mantenerse motivado

La Dra. Basen-Engquist ofrece tres principios para mantener la motivación de hacer ejercicio: establecer metas, monitorear el progreso y recompensarse. Su objetivo podría ser aumentar la distancia recorrida, el tiempo que pasa haciendo ejercicio o las repeticiones de una actividad (como largos en una piscina).

Existe una amplia gama de dispositivos que le permiten monitorear su progreso. El uso de un podómetro le permitirá contar los pasos mientras hace ejercicio y durante todo el día. También puede cronometrar sus sesiones de actividad y sumarlas a fin de mes para tratar de realizar sesiones más largas el mes siguiente. Las nuevas aplicaciones para teléfonos inteligentes y los sitios Web como MapMyRun.com pueden ayudarle a medir las distancias y la velocidad. Si prefiere mantener las cosas simples, puede registrar su progreso en un calendario, donde también puede establecerse nuevas metas de velocidad, distancia, calorías quemadas, u otras mediciones.

Para recompensarse puede comer frutas, como frutos rojos. La Dra. Basen-Engquist sugiere permitirse descargar una nueva canción o comprar nuevos materiales de lectura si uno alcanza sus metas. Al permitirse participar en actividades divertidas (como leer su revista favorita) durante el ejercicio, comenzará a asociar la actividad física con el placer y no con la autonegación.

Las vacaciones, el mal tiempo y otras interrupciones de su rutina pueden alterar sus planes de ejercicio. Por lo tanto, si su programa de ejercicio está progresando pero usted anticipa una situación de alto riesgo, tome medidas preventivas: empaque su ropa de ejercicio para llevar en las vacaciones, o planifique actividades en interiores para los días en que no resulte agradable salir.

Aunque aún no comprendemos completamente los mecanismos que conectan el ejercicio con la prevención del cáncer, dijo la Dra. Basen-Engquist, “podemos decir con seguridad que mantenerse activo beneficiará la salud mucho más que el sedentarismo”.

– A. Scholtz

Para obtener mayor información, consulte a su médico, visite www.mdanderson.org, o llame a askMDAnderson al 877-632-6789.

Otros artículos en el número de julio 2012 de OncoLog:

Pág. principal/Último número | Números anteriores | Artículos por tema | Educación del paciente
Sobre OncoLog | Contacte OncoLog | Inscríbase para recibir alertas por correo electrónico

©2014 The University of Texas MD Anderson Cancer Center
1515 Holcombe Blvd., Houston, TX 77030
1-877-MDA-6789 (USA) / 1-713-792-3245  
Derivación de pacientes  Declaraciones legales   Política de privacidad

Derivacíon de pacientes Derivacion de pacientes English