Skip to OncoLog navigation.Skip to page content. MD Anderson MD Anderson site navigation About UsLocationsEventsCareersPublicationsHow You Can HelpContact UsmyMDAnderson
Click for Patient Referral.

Pág. principal/Último número
Números anteriores
Articulos por tema
Educación del paciente
Sobre OncoLog

 

 

Spacer

Extraído de OncoLog, agosto 2012, Vol. 57, Nro. 8

Versión fácil de imprimir

Grafico: En breve

Nuevo tratamiento con anticuerpos produce respuestas en pacientes con cáncer avanzado

En un reciente ensayo clínico de fase I, un novedoso tratamiento con anticuerpos produjo tanto la regresión tumoral como la estabilización de la enfermedad en pacientes con una variedad de cánceres avanzados.

En este ensayo multicéntrico, los pacientes que habían exhibido evolución de la enfermedad después de la terapia sistémica estándar para el cáncer avanzado o metastásico fueron tratados con un anticuerpo contra la proteína del ligando de muerte programada 1 (PD-L1). El anticuerpo monoclonal anti-PD-L1 se administró como infusión intravenosa cada 14 días en ciclos de 6 semanas, por un máximo de 16 ciclos.

El nuevo anticuerpo produjo respuestas tumorales completas o parciales en 17 de 135 pacientes evaluables: 9 con melanoma, 5 con cáncer de pulmón no microcítico, 2 con cáncer de riñón y 1 con cáncer de ovario. Asimismo, 8 pacientes tuvieron respuestas que se prolongaron por 12 meses o más tiempo. Estos resultados fueron compatibles con estudios preclínicos que indicaron que el anticuerpo anti-PD-L1 aumenta la capacidad de las células del sistema inmunológico para destruir tumores.

La proteína “muerte programada 1” (PD-1) es una molécula coinhibidora de células T cuyo ligando, PD-L1, puede ser sobreexpresado en ciertas células cancerosas. La expresión del PD-L1 en las células cancerosas permite a estas evadir la destrucción por parte de las células T. La nueva terapia con anticuerpos se dirige al PD-L1 e inhibe su interacción con la PD-1, lo cual mejora la inmunidad antitumoral permitiendo a las células T activadas destruir las células cancerosas.

Si bien anteriormente se han probado otros anticuerpos monoclonales dirigidos a los puntos de control inmunológicos, el anticuerpo anti-PD-L1 tenía efectos adversos de menor cantidad y gravedad. Además, las respuestas de las células del cáncer de pulmón no microcítico al anticuerpo anti-PD-L1 fueron inesperadas ya que, a diferencia del melanoma o del cáncer de riñón, ese cáncer suele no responder a la inmunoterapia. La durabilidad de las respuestas en múltiples tipos de tumores también fue inusual.

Considerados en conjunto, estos resultados indican que el anticuerpo anti-PD-L1 podría ser una inmunoterapia segura y útil contra una variedad de cánceres avanzados. Un nuevo ensayo de fase I en curso en el MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas y otras instituciones se encuentra inscribiendo a pacientes con cáncer de mama y cáncer gástrico refractario, además de aquellos con los tipos de cáncer tratados en este estudio.

El informe del estudio fue publicado en la edición del 2 de junio del New England Journal of Medicine.

La braquiterapia parcial acelerada de mama se asocia con menor preservación mamaria a largo plazo y con mayores complicaciones en comparación con la irradiación de toda la mama

Según un estudio reciente, comparada con la irradiación de toda la mama (WBI) estándar, la irradiación parcial acelerada de mama (APBI) en forma de braquiterapia está asociada con una menor probabilidad de preservación mamaria. En este estudio retrospectivo, los investigadores del MD Anderson analizaron los datos de las reclamaciones de Medicare presentadas de 2003 a 2007 por 92,735 mujeres de todo el país. Ellas tenían 67 o más años de edad y habían sido diagnosticadas con cáncer de mama invasivo y tratadas con nodulectomía seguida de radioterapia. En comparación con las pacientes tratadas con WBI, las tratadas con braquiterapia arrojaron mayores tasas de mastectomía posterior (2.18% y 3.95%, respectivamente) y complicaciones como infección de tejidos blandos, hemorragia, heridas quirúrgicas que no cicatrizaban, fractura de costillas y esteatonecrosis. De las complicaciones analizadas, solo la neumonitis fue más prevaleciente en las pacientes que habían recibido WBI.

“Las mujeres tratadas con APBI exhibían una tasa de mastectomía posterior casi duplicada, muy probablemente debido a la recurrencia del tumor o a complicaciones locales”.
– Dr. Benjamin Smith

“Comprobamos que las mujeres tratadas con APBI exhibían una tasa de mastectomía posterior casi duplicada, muy probablemente debido a la recurrencia del tumor o a complicaciones locales, así como tasas más altas de complicaciones postoperatorias y relacionadas con la radiación”, dijo el Dr. Benjamin Smith, profesor adjunto del Departamento de Oncología Radiológica y autor del informe del estudio, que fue publicado en la edición del Journal of the American Medical Association correspondiente a mayo de 2012.

El Dr. Smith señaló que, pese a que estas diferencias fueron significativas, ambas técnicas se asociaron con bajas tasas de recurrencia local. Según mencionó, este estudio retrospectivo fue importante porque los estudios anteriores no habían comparado los resultados clínicos de las dos técnicas en pacientes de edad avanzada. Los datos a largo plazo de ensayos prospectivos realizados de las dos técnicas no estarán disponibles hasta dentro de varios años.

Un estudio de esta naturaleza que ya está en curso en MD Anderson y otras instituciones es un ensayo clínico aleatorizado en el que los resultados y los efectos de la APBI se compararán con los de la WBI en pacientes de 18 años en adelante.

Las células tumorales circulantes tienen un valor predictivo en el cáncer de mama en etapa incipiente

Las células tumorales circulantes (CTC)—las células cancerosas detectables en la sangre—son conocidas por predecir la evolución de la enfermedad en pacientes con cáncer de mama metastásico. Asimismo, estas células han demostrado predecir la recaída posterior al tratamiento en pacientes con cáncer de mama en etapa incipiente.

En un estudio prospectivo, los investigadores en el MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas recolectaron muestras de sangre de 302 pacientes apenas antes de la cirugía definitiva para el cáncer de mama de estadio I, II o III. Ninguna de las pacientes se había sometido a quimioterapia preoperatoria; cerca de dos terceras partes de las pacientes recibieron quimioterapia postoperatoria. El promedio de edad de las pacientes incluidas en el estudio era 54 años; la mediana del tiempo de seguimiento fue de 35 meses.

“De 25% a 35% de esas mujeres exhiben evidencia de enfermedad metastásica, y queríamos entender por qué”.
– Dr. Anthony Lucci

Las CTC se midieron en las muestras de sangre usando el Sistema CellSearch Veridex, y se informaron como número de CTC/7.5 mL de sangre. Los investigadores encontraron una o más CTC en muestras de 73 pacientes (24%); 29 pacientes (10%) tenían dos o más CTC, y 16 (5%) tenían tres o más.

La detección de una o más CTC predijo tasas más bajas de supervivencia sin progresión de la enfermedad a 2 años. Once (15%) de las 73 pacientes con una o más CTC experimentaron una recaída del cáncer, en comparación con 7 (3%) de los 229 pacientes sin CTC. El mayor número de CTC también fue asociado con tasas de supervivencia general más reducidas. A los 2 años, las tasas de supervivencia general para las pacientes con una o más, dos o más, y tres o más CTC fueron de 94%, 89%, y 81%, respectivamente, en comparación con una tasa de 99% exhibida por las pacientes sin CTC.

“Hay un número considerable de pacientes con cáncer de mama no metastásico en las cuales la extracción del tumor y los ganglios linfáticos más el tratamiento con terapia sistémica las libera de toda evidencia de enfermedad. Sin embargo, alrededor de 2 años después—un plazo pico para la recurrencia—de 25% a 35% de esas mujeres exhiben evidencia de enfermedad metastásica, y queríamos entender por qué”, dijo el Dr. Anthony Lucci, investigador principal y profesor del Departamento de Oncología Quirúrgica.

El Dr. Lucci dijo que los resultados del estudio, que fueron publicados en la revista Lancet Oncology, tendrán que ser validados por un estudio más amplio antes de que puedan afectar la toma de decisiones clínicas con respecto a la terapia sistémica en pacientes con cáncer en etapa incipiente.

Para obtener mayor información, consulte a su médico, visite www.mdanderson.org, o llame a askMDAnderson al 877-632-6789.

Otros artículos en el número de agosto 2012 de OncoLog:

Pág. principal/Último número | Números anteriores | Artículos por tema | Educación del paciente
Sobre OncoLog | Contacte OncoLog | Inscríbase para recibir alertas por correo electrónico

©2014 The University of Texas MD Anderson Cancer Center
1515 Holcombe Blvd., Houston, TX 77030
1-877-MDA-6789 (USA) / 1-713-792-3245  
Derivación de pacientes  Declaraciones legales   Política de privacidad

Derivacíon de pacientes Derivacion de pacientes English