Skip to OncoLog navigation.Skip to page content. MD Anderson MD Anderson site navigation About UsLocationsEventsCareersPublicationsHow You Can HelpContact UsmyMDAnderson
Click for Patient Referral.

Pág. principal/Último número
Números anteriores
Articulos por tema
Educación del paciente
Sobre OncoLog

 

 

Spacer

Extraído de OncoLog, agosto 2012, Vol. 57, Nro. 8

Versión fácil de imprimir

Los mitos del tratamiento oncológico
Los conceptos erróneos pueden ser peligrosos

Grafico: Visita a domicilioEl tratamiento oncológico puede ser una perspectiva aterradora para quien acaba de recibir un diagnóstico de cáncer.

Una confusa mezcla de información, parte de la cual es obsoleta o falsa, contribuye a aumentar su ansiedad. Los siguientes son algunos mitos comunes acerca del tratamiento oncológico, seguidos de una explicación concreta del concepto.

MITO: Los efectos secundarios del tratamiento oncológico son peores que la enfermedad.
REALIDAD: Si bien los tratamientos oncológicos como la quimioterapia y la radiación pueden tener efectos secundarios desagradables, los avances recientes en medicamentos antinauseosos, tratamientos de radiación de precisión y cirugía mínimamente invasiva reducen considerablemente el malestar de los pacientes. En la actualidad, los efectos secundarios como náuseas, vómitos y daño tisular son menos intensos que en el pasado.

Los oncólogos se reúnen con cada paciente y su familia a fin de establecer metas para un control eficaz del cáncer, y maximizar la calidad de vida del paciente durante y después del tratamiento.

MITO: El cáncer siempre es doloroso.
REALIDAD: Algunos tipos de cáncer no causan dolor. Para pacientes que sí experimentan dolor, especialmente aquellos con cáncer avanzado, los médicos hoy reconocen la necesidad de controlar el dolor y de contar con mejores maneras de manejarlo. Los recursos incluyen medicamentos para el dolor, tratamientos para reducir o eliminar tumores que causan dolor, y procedimientos intervencionistas para el dolor, como inyecciones epidurales y bloqueos nerviosos.

Aunque a veces no sea posible anular completamente todo el dolor, es posible controlarlo para minimizar su impacto en el desempeño y el bienestar del paciente.

MITO: El tratamiento oncológico requiere estar confinado en una cama de hospital.
REALIDAD: La mayoría de las personas recibe tratamiento oncológico como paciente ambulatorio y, cuando se requiere una internación, esta es mucho más breve que en las últimas décadas. A menudo, los especialistas de los centros oncológicos se mantienen comunicados con médicos en la localidad del paciente para asegurar su cuidado continuo. Esto permite que el paciente permanezca junto a sus familiares y amigos, y que continúe realizando sus actividades diarias durante el tratamiento.

MITO: Todos los pacientes con el mismo tipo de cáncer reciben el mismo tratamiento.
REALIDAD: Los médicos ahora adaptan el tratamiento oncológico a cada paciente individual. El tipo de tratamiento administrado depende de la ubicación del cáncer, si se ha propagado y en qué medida, y cómo ha afectado las funciones orgánicas y la salud en general.

Asimismo, la salud general del paciente incide en la elección del tratamiento. Para orientar el tipo de tratamiento, es cada vez más frecuente considerar las mutaciones genéticas presentes en el cáncer de un paciente.

MITO: El cáncer se cura con una actitud positiva.
REALIDAD: No existe ninguna evidencia científica de que una “actitud positiva” brinde a los pacientes una ventaja en el tratamiento oncológico o mejore sus perspectivas de curarse. Sin embargo, es importante que el paciente se mantenga activo, preserve sus relaciones con familiares y amigos, y continúe realizando actividades agradables.

MITO: Algunas personas son demasiado viejas para recibir tratamiento oncológico.
REALIDAD: No hay ningún límite de edad para el tratamiento oncológico, que puede ser beneficioso tanto para los adultos mayores como para los más jóvenes.

Más importante que la edad cronológica de un paciente es la edad biológica de su cuerpo. Los pacientes de cáncer de mayor edad sin otras enfermedades graves, como problemas cardíacos o diabetes, a menudo logran resultados idénticos o mejores que los pacientes más jóvenes con problemas de salud adicionales. Las personas con cáncer deben recibir el tratamiento más adecuado para su condición y salud general, independientemente de su edad.

MITO: Una biopsia con aguja puede hacer que las células cancerosas se difundan a otras partes del cuerpo.
REALIDAD: La biopsia con aguja es un procedimiento que permite identificar el tipo de tumor del paciente. Consiste en insertar una aguja en el tumor para extraer una muestra de tejido que luego se estudia al microscopio. Para la mayoría de los tipos de cáncer no existe evidencia alguna de que la biopsia con aguja incida en la metástasis hacia otras partes del cuerpo.

Sin embargo, hay excepciones. Por ejemplo, el cáncer de testículo no se diagnostica mediante una biopsia testicular. Por el contrario, se realizan exámenes de sangre y se toman imágenes—por ejemplo, una ecografía—y si el médico sospecha que hay cáncer testicular, en algún momento del tratamiento puede extraerse el testículo.

MITO: La exposición del tumor al aire durante la cirugía provoca la diseminación del cáncer.
REALIDAD: La cirugía no puede hacer que un cáncer se disemine. Con frecuencia, la extracción quirúrgica del cáncer es el primer y más importante tratamiento.

MITO: El cáncer es una enfermedad incurable y es inútil tratarlo.
REALIDAD: Gracias a los avances de la medicina en los últimos años, la tasa de mortalidad por cáncer ha disminuido considerablemente. Hoy en día pueden curarse varios tipos de cáncer. En otros casos, los tratamientos más efectivos prolongan la vida de los pacientes hasta muchos años después del diagnóstico inicial.

Existen muchos tipos de cáncer y numerosos tratamientos, de modo que la experiencia de un paciente determinado no es válida para otro. Los médicos y las enfermeras son la fuente de información más confiable para los pacientes con cáncer.

– K. Stuyck

Para obtener mayor información, consulte a su médico, visite www.mdanderson.org, o llame a askMDAnderson al 877-632-6789. 

Otros artículos en el número de agosto 2012 de OncoLog:

Pág. principal/Último número | Números anteriores | Artículos por tema | Educación del paciente
Sobre OncoLog | Contacte OncoLog | Inscríbase para recibir alertas por correo electrónico

©2014 The University of Texas MD Anderson Cancer Center
1515 Holcombe Blvd., Houston, TX 77030
1-877-MDA-6789 (USA) / 1-713-792-3245  
Derivación de pacientes  Declaraciones legales   Política de privacidad

Derivacíon de pacientes Derivacion de pacientes English