Skip to OncoLog navigation.Skip to page content. MD Anderson MD Anderson site navigation About UsLocationsEventsCareersPublicationsHow You Can HelpContact UsmyMDAnderson
Click for Patient Referral.

Pág. principal/Último número
Números anteriores
Articulos por tema
Educación del paciente
Sobre OncoLog

 

 

Spacer

Extraído de OncoLog, julio 2013, Vol. 58, Nro. 7

Versión fácil de imprimir


El tratamiento de la diabetes en pacientes con cáncer

Por Zach Bohannan

Foto: El Dr. Victor Lavis habla del manejo de la diabetes con Teresa Seale (izquierda) y su hermana, Kathy Carter.
El Dr. Victor Lavis habla del manejo de la diabetes con Teresa Seale (izquierda) y su hermana, Kathy Carter. La Sra. Seale tiene diabetes y se está sometiendo a pruebas para identificar un neoplasma potencialmente maligno.

La diabetes tipo 2 es un problema de salud grave para cualquier paciente, pero cuando el paciente también tiene cáncer, la diabetes puede interferir con el tratamiento oncológico potencialmente salvador.

El cáncer y la diabetes concurrentes son relativamente comunes debido a la alta prevalencia de ambas condiciones. Sin embargo, los investigadores solo están empezando a comprender cómo interactúan. “Hay un creciente cuerpo de investigación sobre la diabetes”, dijo el Dr. Sai-Ching “Jim” Yeung, Ph.D., profesor asociado del Departamento de Medicina de Emergencia en el MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas. “Actualmente, los investigadores del cáncer están empezando a integrar ese conocimiento con nuestra comprensión del desarrollo del cáncer y su respuesta al tratamiento”.

Interacciones

Una interacción potencialmente importante entre la diabetes y el cáncer es la similitud de la señalización de la insulina. La insulina es un potente promotor del crecimiento celular y puede estar implicada en el desarrollo de algunos cánceres comunes. Los receptores del factor de crecimiento similar a la insulina generalmente mutan en cánceres, y la desregulación resultante del sistema de señalización de la insulina puede provocar la proliferación desenfrenada en algunos tipos de cáncer.

La hiperinsulinemia, que puede resultar de la alteración de la señalización o producción de insulina, es un factor de riesgo para el desarrollo y la progresión de varios tipos de cáncer, incluidos los cánceres de próstata y de mama. Por el contrario, los niveles más bajos de insulina se han asociado con mejores resultados en los pacientes diabéticos con cáncer de próstata o mama.

Diabetes causada por cáncer

Aunque muchos pacientes tienen diabetes mucho antes de su diagnóstico de cáncer, es igualmente común que desarrollen diabetes debido al cáncer o a su tratamiento.

“Los investigadores del cáncer están empezando a integrar ese conocimiento [de la investigación de la diabetes] con nuestra comprensión del desarrollo del cáncer y su respuesta al tratamiento”.

– Dr. Jim Yeung

La diabetes relacionada con el cáncer a menudo está asociada con el cáncer de páncreas. De hecho, la aparición de la diabetes en un paciente anciano por lo demás sano es un potencial signo de advertencia de cáncer de páncreas. Aunque actualmente se desconoce cómo interactúan la diabetes y el cáncer de páncreas, su asociación está bien documentada.

Los tumores que segregan citocinas, y especialmente aquellos que segregan grandes cantidades de interleucina-6, también están vinculados con la diabetes. Aunque aún no se ha definido completamente la función de las citocinas en la señalización de la insulina, la interleucina-6 y otras citocinas proinflamatorias pueden causar resistencia insulínica. Esta resistencia posiblemente esté relacionada con un aumento de la señalización inflamatoria en todo el cuerpo.

Diabetes causada por tratamiento oncológico

La causa más común de diabetes inducida por el tratamiento oncológico es la terapia glucocorticoidea. Según el Dr. Victor Lavis, profesor del Departamento de Neoplasias Endócrinas y Trastornos Hormonales, casi la mitad de los pacientes diabéticos y resistentes a la insulina tratados en MD Anderson reciben tratamientos oncológicos que incluyen glucocorticoides.

Los glucocorticoides, que reducen la inflamación y afectan el desarrollo de linfocitos, generalmente se usan como parte del tratamiento de neoplasias hematológicas y algunos tumores sólidos. Los glucocorticoides también se administran para prevenir o tratar la enfermedad del injerto contra el huésped en pacientes que recibieron trasplantes alogénicos de células madre para neoplasias hematológicas (véase OncoLog, abril de 2013). Además, los glucocorticoides generalmente son recetados por oncólogos para controlar náuseas o reducir la inflamación del sistema nervioso central.

Sin embargo, además de sus efectos beneficiosos, los glucocorticoides reducen la eliminación de glucosa y alteran la función y supervivencia de las células beta pancreáticas secretoras de insulina. Estos trastornos del metabolismo de la glucosa causan resistencia a la insulina e hiperglucemia y, con el tiempo, pueden conducir a la diabetes permanente.

Muchos pacientes con cáncer tratados con glucocorticoides eventualmente necesitarán algún tipo de medicación para la hiperglucemia. Sin embargo, el Dr. Lavis dijo que aún no se han realizado ensayos clínicos para estudiar qué medicamentos para la diabetes permitirían obtener la mejor respuesta a la terapia oncológica en pacientes con diabetes inducida por glucocorticoides.

El tratamiento de pacientes diabéticos con cáncer

Foto: El Dr. Victor Lavis examina los pies de un paciente
El Dr. Victor Lavis examina los pies de un paciente en busca de signos de complicaciones circulatorias o neurológicas relacionadas con la diabetes.

Muchos pacientes diabéticos con cáncer tienen niveles de glucemia mal controlados en el momento de su diagnóstico de cáncer. La glucemia de estos pacientes debe ser controlada antes de que puedan someterse de manera segura al tratamiento oncológico.

Hasta hace poco, la diabetes y el cáncer de un paciente eran tratados como si no estuvieran relacionados. Sin embargo, los médicos están descubriendo que algunos tratamientos para la diabetes parecen ser más eficaces que otros para controlar la glucemia en pacientes con cáncer concurrente. El Dr. Yeung dijo, “Cada vez hay más pruebas de que la metformina es superior a otras terapias comunes para tratar la diabetes en pacientes con cáncer”.

La metformina bloquea la gluconeogénesis hepática y no afecta la vía de señalización de la insulina. Los tratamientos para la diabetes basados en la insulina tienden a tratar la hiperglucemia simplemente aumentando los niveles de insulina para superar la resistencia insulínica del paciente.

Direcciones para el futuro

Debido al creciente número de pacientes con cáncer que ingresan a la clínica con diabetes o que desarrollan hiperglucemia durante su tratamiento, la interacción entre la diabetes y el cáncer se está convirtiendo en un tema de investigación importante. Sin embargo, el campo aún se encuentra en sus inicios. Aunque algunos estudios han relacionado la hiperglucemia y la diabetes con los resultados del tratamiento oncológico, solo pocos mecanismos han logrado dilucidarse.

Además, actualmente no hay pautas habituales para el tratamiento de la diabetes en pacientes con cáncer. La metformina se prefiere sobre la base de la experiencia y la investigación preliminar, pero aún se desconoce si es útil en todos los casos de diabetes y cáncer concurrentes. Debemos continuar investigando. Hace falta mucho más investigación sobre este tema.

Prevalencia de diabetes y cáncer

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos estiman que 25.8 millones de personas en los Estados Unidos, o el 8.3% de la población, tienen diabetes.

La Sociedad Americana del Cáncer estima que 12.5 millones de estadounidenses tienen antecedentes de algún tipo de cáncer invasivo.

LECTURA COMPLEMENTARIA

Giovannucci E, Harlan DM, Archer MC, et al. Diabetes and cancer: a consensus report. Diabetes Care. 2010;33:1674–1685.

He XX, Tu SM, Lee MH, Yeung SC. Thiazolidinediones and metformin associated with improved survival of diabetic prostate cancer patients. Ann Oncol. 2011;22:2640–2645.

Para obtener mayor información, comuníquese con el Dr. Victor Lavis al 713-792-2841, o con el Dr. Jim Yeung al 713-745-9911.

Otros artículos en el número de julio 2013 de OncoLog:

Pág. principal/Último número | Números anteriores | Artículos por tema | Educación del paciente
Sobre OncoLog | Contacte OncoLog | Inscríbase para recibir alertas por correo electrónico

©2014 The University of Texas MD Anderson Cancer Center
1515 Holcombe Blvd., Houston, TX 77030
1-877-MDA-6789 (USA) / 1-713-792-3245  
Derivación de pacientes  Declaraciones legales   Política de privacidad

Derivacíon de pacientes Derivacion de pacientes English