Extraído de OncoLog, febrero 2012, Vol. 57, Nro. 2

Visita a domicilio: Ensayos clínicos
Comprender los riesgos, los beneficios y el objetivo de un ensayo puede ayudar a los pacientes con cáncer a decidir si desean participar.

Comprender los riesgos, los beneficios y el objetivo de un ensayo puede ayudar a los pacientes con cáncer a decidir si desean participar.

Los ensayos clínicos de posibles nuevos tratamientos contra el cáncer son una fuente de esperanza—y, a veces, de confusión—para los pacientes con cáncer y sus familias. Estos son algunos datos que le ayudarán a decidir si desea participar en un ensayo clínico.

Los ensayos clínicos son estudios de investigación cuyo objetivo es encontrar mejores maneras de prevenir, diagnosticar o tratar el cáncer. Si bien este artículo se centrará en los ensayos de medicamentos para el tratamiento contra el cáncer, del mismo modo se llevan a cabo ensayos para los tres propósitos.

Mucho antes de que pueda considerarse realizar un ensayo clínico, los investigadores deben investigar un nuevo medicamento en una larga serie de estudios de laboratorio y con animales, por lo general durante varios años. Si los resultados son prometedores , los médicos proceden a estudiar el tratamiento en seres humanos.

El gobierno federal establece normas estrictas que los médicos deben seguir al diseñar ensayos clínicos y determinar los criterios para quienes pueden participar en cada ensayo. Los criterios de elegibilidad pueden incluir factores tales como el tipo de cáncer de los pacientes y su estadio, los tratamientos contra el cáncer recibidos previamente, la salud general, edad, sexo y cualquier medicamento que se esté tomando para otras afecciones.

Un médico puede ofrecer un ensayo clínico a un paciente como una opción de tratamiento cuando los tratamientos habituales ofrecen un beneficio limitado o cuando la enfermedad del paciente no ha respondido o se torna resistente a la terapia anterior. Si usted es un paciente y desea evaluar la posibilidad de participar en un ensayo, hable con su médico para determinar si es elegible.

Obtenga los datos

Usted puede obtener más información mediante un proceso llamado “consentimiento informado”, por el cual el médico o la enfermera de la investigación le explican el objetivo, el plan, los riesgos y los posibles beneficios del ensayo clínico. Ese será el momento de hacer tantas preguntas como sea necesario hasta que todas las respuestas hayan sido comprendidas. Estas son algunas de las preguntas que usted podría hacer:

¿Cuáles son mis opciones de tratamiento? Averigüe cuál es el tratamiento habitual para su tipo de cáncer—o consulte sobre otros tratamientos, si usted ya recibió el tratamiento habitual—y cuál se administrará en este ensayo clínico.

¿Cuál es mi pronóstico? Su pronóstico indica qué puede suceder con su cáncer y cómo puede responder al tratamiento. ¿Cómo podría el ensayo clínico afectar su pronóstico? ¿Cómo podrían afectarlo otras opciones de tratamiento?

¿En qué fase se encuentra este ensayo clínico? Los ensayos de fase I determinan si un nuevo tratamiento es seguro, las dosis a las que se puede administrar con seguridad, la mejor manera de proporcionarlo, si los cánceres de los pacientes responden al tratamiento y cómo lo hacen. Por lo general, son pocos los pacientes que participan en un ensayo de fase I.

Los ensayos de fase II suelen incluir menos de 100 pacientes y estudian cómo un tipo de cáncer responde al nuevo tratamiento. Los ensayos de fase II a menudo comparan diferentes dosis o programas de tratamiento para determinar cuál se debe utilizar en un ensayo de fase III.

Los ensayos de fase III, que pueden incluir cientos o miles de pacientes, comprueban si un nuevo tratamiento es mejor que un tratamiento habitual. El hecho de que cada paciente reciba el nuevo tratamiento o el tratamiento habitual se determina aleatoriamente (como lanzando una moneda al aire).

Piénselo detenidamente

Cada ensayo clínico tiene posibles beneficios y riesgos. La principal ventaja de participar es que usted tendrá acceso a nuevas y prometedoras intervenciones que a menudo no están disponibles al público general. Si el nuevo tratamiento funciona, usted puede estar entre los primeros en beneficiarse.

Otros de los beneficios de un ensayo clínico es que usted recibirá una atención médica cuidadosa y regular de parte de un equipo de investigación compuesto por médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud. Por último, los resultados del ensayo pueden ayudar a futuros pacientes con cáncer.

Uno de los principales riesgos de participar en un ensayo clínico es la posibilidad de que surjan efectos secundarios inesperados que podrían ser peores que los del tratamiento habitual. Los nuevos tratamientos no siempre resultan ser mejores o igualmente eficaces que los tratamientos habituales. También es posible que el nuevo tratamiento no le dé resultado, incluso si funciona en otros pacientes.

Tómese su tiempo para decidir sobre la conveniencia de participar en un ensayo. Si lo desea, puede llevarse el documento de consentimiento informado para revisarlo en su casa antes de firmarlo. Ese documento explica el tratamiento en detalle, los tipos de exámenes médicos que reciben los pacientes, quién paga los costos del ensayo clínico y a quién debe llamar si tiene más preguntas.

– K. Stuyck

Para obtener mayor información, consulte a su médico, visite www.mdanderson.org, o llame a askMDAnderson al 877-632-6789.

 

TopTOP

Pág. principal/Último número | Números anteriores | Artículos por tema | Educación del paciente
Sobre OncoLog | Contacte OncoLog | Inscríbase para recibir alertas por correo electrónico

©2014 The University of Texas MD Anderson Cancer Center
1515 Holcombe Blvd., Houston, TX 77030
1-877-MDA-6789 (USA) / 1-713-792-3245

Derivación de pacientes  Declaraciones legales   Política de privacidad